8/04/2006

El músculo secreto

"Una tortuga atravesó los Estados Unidos, de costa a costa. Doris Haddock, obrera jubilada, caminó desde Los Ángeles hasta Washington.

Se echó al camino para denunciar la democracia comprada por las grandes fortunas que pagan las campañas de los políticos. A su paso, etapa por etapa, iba arengando a la gente que fluía hacia ella.

-Esa vieja es un río -decían los entusiastas.

-Esa vieja es un manicomio -decían los escépticos.

Pero todos iban.

Ya llevaba más de un año de caminata, casi volada por los vientos, casi frita por los soles, casi rota por los achaques, cuando la paralizó la nieve. Una tremenda tormenta de nieve se descargó sobre las montañas del oeste de Virginia. Doris festejó su cumpleaños, noventa velitas, y siguió viaje en esquí.

Esquiando viajó, a través de la nieve, todo el último mes. Mientras nacía el siglo veintiuno, llegó a la ciudad de Washington.

Una multitud la acompañó hasta el Capitolio. Allí trabajan los congresistas, la mano de obra política de las grandes empresas que destinan cien millones de dólares mensuales al pago de sus servicios.

Desde las gradas, ella pronunció un lacónico discurso sobre la democracia traicionada. Y señaló el pórtico del Capitolio, y dijo:

-Esto se está convirtiendo en una casa de putas.

Y se fue."

Leído en Bocas de tiempo, de Eduardo Galeano

Comments:
Me encanta. Creo que la viejecita habría dicho lo mismo ante la escalinata de la carrera de San Jerónimo.
De que año será el texto. La idea me ha recordado a Forrest Gump.
 
Doris Haddock atravesó Estados Unidos entre enero de 1999 y febrero de 2000. Y sí, seguramente también tendría algo que decir sobre la democracia española...
El texto en cuestión está sacado del libro de Eduardo Galeano Bocas de tiempo, que es del año 2004.
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?