7/07/2006

7 rojo

En marzo de 2004, Ashley Revell decidió vender todo lo que tenía, incluida su ropa; todo salvo un par de pantalones y una muda de calzoncillos. Alquiló un smoking y se marchó a Las Vegas con el dinero que había conseguido reunir. Los dos primeros días no le fue bien; perdió casi mil dólares en pequeñas apuestas. El tercer día, apostó todo el dinero que le quedaba de una sola vez a la ruleta: 135.300 dólares al rojo. Sus padres estaban a su lado, así que -bromeaba- aunque perdiera no tendría que dormir al raso. Sin embargo, ganó. La bola se detuvo en el 7 rojo. Ashley Revell cobró su apuesta, le dio una propina de 600 dólares al croupier y se fue.

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?